El INADI intervino en un caso intersex en Misiones

Dibujo de dos nenas realizado por un niño

Luego de un año y medio atascada en un vacío burocrático, María se acercó al INADI: por un certificado médico erróneo, su hija estaba inscripta como varón. Además de vulnerar los derechos elementales de la niña, María encontraba obstáculos diarios a la hora de pedir turnos médicos de rutina y de cruzar la frontera para reencontrarse con su familia en Paraguay. Se sintió discriminada y pidió ayuda.

“El término intersexualidad engloba un amplio espectro de situaciones en las que el cuerpo de una persona varía de manera congénita respecto del modelo corporal “masculino/femenino” hegemónico. Estas variaciones o características corporales atípicas pueden manifestarse a nivel de los cromosomas, las gónadas, los genitales y/u otras características corporales; pueden incluir el número y los patrones de cromosomas (por ejemplo, XXY o XO), diferentes reacciones de los tejidos a las hormonas sexuales, como también diferentes equilibrios hormonales. La intersexualidad no es una enfermedad ni una patología”, explica Silvina Maddaleno, responsable del área de Diversidad Sexual de INADI.

La hiperplasia suprarrenal congénita es una de las variaciones que se incluye en la categoría de intersexualidad, que produce un desequilibrio hormonal que tiende a “virilizar” los caracteres sexuales. La obstetra no supo reconocerlo y por eso expidió un certificado equivocado.

Luego de contenerla y asesorarla, el delegado de Misiones, Julián Seniuk presentó un oficio al Registro pidiendo que se rectifique la partida. Ante la negativa del organismo, el INADI resolvió volver a presentar otro oficio, amparándose en antecedentes normativos, en concordancia con disposiciones constitucionales como la Convención sobre los Derechos del Niño, la Convención Americana sobre los Derechos Humanos y el Pacto internacional de Derechos Civil y Políticos.

A su vez, solicitó la intervención del área de Diversidad Sexual del Instituto. Silvina Maddaleno y Florencia Paz Landeira viajaron a Eldorado para asesorar y despejar las dudas de la familia.

El vacío en el que quedó envuelto el caso de la niña corresponde a una problemática legal compleja. Existen dos casos tipificados en el nuevo Código Civil donde se puede realizar un una rectificación de los documentos identificatorios por vía administrativa: en la identidad de género y en el de los hijos apropiados. No están contemplados los casos intersex.

Ante la documentación presentada por el Instituto, el Registro Provincial aceptó realizar la rectificación por vía administrativa, sentando un importante precedente. A su vez, el INADI facilitó el vínculo con Desarrollo Social, que colaboró con el traslado a las consultas médicas en Posadas.

María se acercó al INADI en febrero y hoy está esperando el DNI de su beba, que llegará antes de fin de mes a su casa. Misión cumplida.