Amor sin barreras

Ceremonia de casamiento por civil, los novios en primera fila y en la derecha de la foto se observa la intérprete de Lengua de señas Argentina moviendo sus manos

“Si no hay amor que no haya nada entonces, alma mía, no vas a regatear”, reza un tema de los Redonditos de Ricota. Y de eso se trata. Ivonne es hipoacúsica y quiso casarse como cualquier ciudadano, por eso solicitó la colaboración del servicio de Lengua de Señas Argentina gratuito del INADI para que la acompañe en el Registro Civil.

Ivonne tiene 29 años y nació hipoacúsica. Habla perfectamente el castellano pero no oye, su novio, Pablo, aprendió lengua de señas para poder comunicarse con ella. A la hora de planear su casamiento decidió recurrir al servicio que puso en marcha el instituto en julio de este año para que las personas sordas puedan utilizarlo, sin costo, en cualquier dependencia pública.

“Cuando supimos que existía este servicio del INADI, que nos enteramos por las redes sociales por otro casamiento que hubo, decidimos que sería muy bueno que pudiéramos tener una intérprete con nosotros en la ceremonia del civil”, reconocía Pablo mientras se sacudía arroz del traje.

Para Ivonne, el servicio de LSA “fue algo muy emocionante. Poder hacer la ceremonia con la intérprete de señas es necesario, porque muchas veces nos ponemos nerviosos para no cometer errores al hablar o no entendemos bien que nos quieren decir”, y destaca dos aspectos fundamentales: “En primer lugar nos da independencia, por el otro facilita la comunicación, y es muy importante saber qué es lo que el otro nos tiene para decir.”

Se conocieron por una amiga en común, Daniela, que también es hipoacúsica y fue una de las testigos. Desde aquel día se pusieron de novios y ya pasaron 5 años, de los cuales hace dos y medio que conviven.

Ahora decidieron dar un paso más en su relación y casarse. ¿Por qué en esta fecha? “Un poco porque no queríamos que se juntara con el día de la madre, pero también porque había mucho ansiedad”, previo paso por el INADI para que el organismo les asignara una intérprete.

La ceremonia se llevó a cabo en el Registro Civil de la Comuna 5, en Carlos Calvo 3307 de la CABA, junto a un nutrido grupo de familiares y amigos que también pudieron “vivir la ceremonia en tiempo real, porque no teníamos que esperar que alguien nos traduzca”, reconoció, la otra testigo que también es hipoacúsica.