Más de 5500 años de historia andina en Parque Avellaneda: Feria de la Alasita

Una persona realiza una oración sobre una ofrenda en la Feria de la Alasita

Este martes 24 de enero, como cada año, en el Parque Avellaneda de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se celebró “Feria de la Alasita”, ceremonia del pueblo Aymara, rescate ancestral de más de 5500 años de tradición andina. El INADI acompañó el festejo desde la coordinación Redes de la Sociedad Civil y sus programas Pueblos Indígenas y Migrantes.

El término viene del Aymara que quiere decir “comprame”. Sin embargo, en sus orígenes la Alasita era una ceremonia para “pedir para todos los hermanos, no solo para uno mismo”, pregona Jaime Blancos Ramos, referente del Centro Cultural Autóctono Wayna Marka de Parque Avellaneda, a cargo de la celebración.

“Es un rescate ancestral de dos deidades que existían originariamente, Ekako y Ekeko, pero a lo largo del tiempo solo continuó el segundo de ellos convertido en un Dios del que recibe cosas. Fue por culpa de los españoles, que fueron egoístas y solo enseñaban a recibir y no a dar o compartir. Ekeko es entonces venerado para pedir cosas para uno mismo, mi plata, mi auto, mi trabajo. Se perdió la otra deidad, la que da”, continúa Blancos Ramos, y aclara que “Nuestro objetivo es volver a las raíces, que todo vuelva a que cada uno vuelva a pedir bienestar para el prójimo, para sus hermanos de la comunidad”.

La celebración tiene más de 5500 años de existencia. “Los españoles le hicieron cambiar las fechas, varias veces, y lo quisieron tapar con el Día de la Virgen de La Paz en todo el altiplano. Pero la cultura y nuestras raíces son más fuertes y no pudieron hacer desaparecer nuestras creencias. Por eso acuden cada año también cientos de hermanos a esta celebración”, sostuvo Jaime.

“Nuestros abuelos han sufrido mucho, han sido maltratados, con racismo, perdiendo vidas. Por eso este tipo de celebraciones no solo no deben darnos vergüenza, sino que por el contrario deben hacernos sentir orgullosos de nuestro pasado como Pueblos Originarios. Es una tradición que se cumple, por eso miles de personas acuden cada año”, finalizó.

“En tierras milenarias del Chuquiago Marka, tus deseos se harán realidad…” cuenta la tradición que se celebra cada 24 de enero, donde la gente puede encontrar sus deseos representados en miniaturas (dinero, autos, casas, comida) y envueltos en taris (mantas), y se encomiendan al Ekeko para que se cumpla. El ritual incluye una rociada con alcohol y/o vino, pétalos de flores, sahumerio, adornos y oraciones que mezclan tradiciones prehispánicas y católicas.

Persona del INADI entrega material a gente que pasa por la Alastia

En Parque Avellenada además del ritual hay un sinfín de puestos de comida donde degustar de platos típicos, escuchar a bandas de sikuris, música autóctona y criolla en vivo, ballets folclóricos, donde la gente puede pasar el día completo con su pueblo.

El INADIestuvo presente en la celebración con personal de la coordinación Redes de la Sociedad Civil y sus programas Pueblos Indígenas y Migrantes, pertenecientes a la Dirección de Promoción y Desarrollo de Prácticas contra la Discriminación, cuyo personal entregó material de concientización sobre estas temáticas y de otras publicaciones del organismo, además de asesorar a la gente que se acercaba a realizar consultas.