Por el derecho a una lactancia sin discriminación

Placa con familias diversas dibujadas en la Semana de la lactancia

En la semana de Mundial de la Lactancia Materna, el INADI considera importante garantizar la lactancia materna, al mismo tiempo que se contemplan las realidades de las familias diversas, como una responsabilidad de la sociedad en su conjunto.  Para ello, es necesario que el Estado y las empresas garanticen mejores prácticas de alimentación y cuidado para las niñas y niños lactantes.

La Organización Mundial de la Salud, UNICEF y las organizaciones gubernamentales, no gubernamentales y sociales aconsejan la lactancia como práctica exclusiva de alimentación durante los primeros 6 meses de vida, que luego debe complementarse con otros alimentos hasta los 2 años. En nuestro país, una proporción importante de niñas y niños son destetados tempranamente debido a causas externas y no por contraindicaciones de salud.

El ámbito laboral cumple un rol importante a la hora de promover o restringir la lactancia. Las políticas de conciliación laboral-familiar, la creación de lactarios, salas de alimentación, la reducción horaria y las licencias parentales son indispensables para dar continuidad a esta práctica.

“Las condiciones laborales adversas  dejan la continuidad de la lactancia bajo la exclusiva responsabilidad de la persona que amamanta, lo cual genera  tensiones en la vida familiar y afecta la realidad económica de los hogares.  El actual esquema de licencias tiene altos costos para las mujeres, que aún son las principales responsables de las tareas domésticas y reproductivas. Además, no contempla las conformaciones familiares diversas y desconoce derechos laborales de las familias LGTBI, como el ejercicio de las licencias parentales y  la lactancia /alimentación”, dicen desde las áreas de Salud sin Discriminación y Trabajo sin Discriminación del Instituto.

Además, las áreas de Salud sin Discriminación y Trabajo sin Discriminación recomiendan “reducción del horario laboral para quienes amamantan, establecimiento de licencias parentales e implementación de salas de lactancia y alimentación para la primera infancia en los lugares de trabajo, como un derecho de todas las familias, sin importar su conformación”.