La historia de Encarnación Madera Vega, mujer migrante

Encarnación posa para la cámara con una sonrisa

“Argentina es mi segunda patria”, declaró Encarnación Madera Vega, mujer migrante que vive en la Ciudad de Buenos Aires hace 21 años, cuando llegó al país desde Perú. Encarnación es parte del equipo del INADI y su historia de vida fue elegida para ilustrar este 10 de enero,  Día de las Mujeres Migrantes de la Ciudad de Buenos Aires.

Llegó en el ’97, sola, dejando atrás a su familia en Perú. “Vine a trabajar, nuestro país no estaba bien pero las madres siempre luchamos por nuestros hijos. La migración muchas veces es por necesidad económica”, explicó.

No fue fácil estar lejos de sus afectos, sus hijos eligieron realizar sus estudios escolares en Perú porque no lograron acostumbrarse cuando pudo traerlos al país. “No tenía quién me los cuide o ayude cuando no estaba y ellos optaron por estudiar allá”, expresó. Hoy, es abuela de seis nietos, dos nacidos en Argentina.

Como mujer migrante, Encarnación sufrió discriminación en los hospitales y afirmó: “Desde que conocí la discriminación, he aprendido a valorar más a las personas que vienen y migran”.

“Es bueno que se reconozca a los migrantes, que un día, nos sintamos apoyados. Argentina es muy caritativa, muy acogedora. Todo se aprende. Amo la Argentina”, cerró.