Jornadas Internacionales de Bioética y Derechos Humanos

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, a través del Consejo Nacional de Bioética y Derechos Humanos – integrado por el INADI, el Ministerio de Salud de la Nación y la Defensoría General de la Nación – junto con la Comisión Nacional Argentina para la UNESCO, realizarán los días 10 y 11 de junio, las Jornadas Internacionales de Bioética y Derechos Humanos en el Salón Alicia Eguren de Cooke del Archivo Nacional de la Memoria, ubicado en Avenida del Libertador 8151 de la Ciudad de Buenos Aires.

Durante las dos jornadas disertarán representantes de organismos involucrados con la temática, entre los que se destacan Daniel Gollan, ministro de Salud de la Nación; Luis Alén, presidente del Consejo Nacional de Bioética y Derechos Humanos; Pedro Mouratian, interventor del INADI; Stella Maris Martínez, defensora General de la Nación; Paulo Abrão, secretario Ejecutivo del Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del Mercosur (IPPDH); María Casado, titular de la Cátedra UNESCO de la Universidad de Barcelona; y se destaca la participación del especialista italiano Gianni Tognoni, secretario general del Tribunal Permanente de los Pueblos Lelio Basso y director del Instituto de Investigaciones Farmacológicas Mario Negri Sud de Milán.

Dirigidas a agentes de salud, estudiantes, académicos/as e investigadores/as, funcionarios/as, organizaciones no gubernamentales ligadas a la temática, integrantes de Consejos y Comités de Bioética del país y la región, y personas interesadas, las Jornadas tienen por objetivo ofrecer un espacio de encuentro regional e internacional para reflexionar críticamente acerca de la vigencia de la Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos en su aplicación concreta. Este espacio se propone examinar la necesidad de transversalizar su alcance a las políticas públicas en todas las áreas relativas al desarrollo humano y la democratización de la sociedad.

La Declaración Universal de Bioética ligada a los Derechos Humanos tuvo como objetivo ampliar la mirada sesgada de la primera bioética, vinculada principalmente a una perspectiva médica y preocupada por cuestiones científico-tecnológicas. El camino de la Declaración implicó una reflexión colectiva acerca del reconocimiento de la interrelación entre lo biológico y todos los otros aspectos de la vida concreta de las personas: las problemáticas culturales, sociales, jurídicas y políticas. La misión de la Declaración es considerar a la bioética como el desarrollo práctico de los valores fundamentales recogidos en los principales instrumentos del sistema universal y del sistema interamericano de derechos humanos como son la vida, la identidad, la integridad, la salud integral, la libertad, la justicia, la igualdad y el bienestar de individuos, familias y comunidades.

PRENSA INADI