Campaña en la terminal de ómnibus de San Salvador de Jujuy

  • 8 diciembre, 2014
  • Jujuy

En el marco del Día Internacional y Nacional de la Personas con Discapacidad, que se conmemoró el pasado 3 de diciembre, la delegación en Jujuy del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), llevó adelante durante la mañana del viernes 5, en la nueva terminal de ómnibus Presidente Néstor Kirchner de la capital provincial, una campaña contra la discriminación y por la promoción de derechos de las personas con discapacidad.

Mediante un stand informativo, la delegada en la Provincia de Jujuy del INADI, María de los Ángeles Meyer, distribuyó en las boleterías de las empresas de transporte, entre el personal que trabaja en la terminal y quienes transitaban el lugar, folletería y el documento temático Discapacidad y No Discriminación. La jornada de difusión fue acompañada por el delegado de la Regional Jujuy de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), Federico Singh; junto a la representante del Consejo Provincial de Discapacidad, Águeda Molina.

“Estamos acá para promocionar precisamente los derechos de la personas con discapacidad. Y en tal sentido, es importante hacerlo desde la perspectiva del paradigma social de la discapacidad, que hace especial hincapié en el respeto de los principios de autonomía individual, la no discriminación, y la inclusión en igualdad de condiciones y derechos de las personas”, expresó María Meyer.

“Desde el INADI trabajamos para que las personas con discapacidad sean reconocidas como sujetos plenos en igualdad de condiciones y eliminando los obstáculos que impiden un desarrollo satisfactorio de sus vidas”, agregó la delegada.

Al respecto, resulta necesario destacar que en el año 2008, a través de la ley 26378, la República Argentina incorporó a su ordenamiento interno la Convención Internacional sobre los Derechos de la Personas con Discapacidad, que tiene como propósito, según lo establece su artículo 1: “promover y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales para todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente”.

La Convención, a su vez determina que los Estados deben adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la participación efectiva de las personas con discapacidad en cada una de las actividades de la vida en comunidad. Por tales motivos, la discapacidad debe ser abordada desde una perspectiva de derechos humanos y no discriminación, y cuestionando de ese modo el enfoque reduccionista e individualista que concibe la discapacidad como un problema médico y propio de la esfera privada.