Pedido de disculpas de periodista platense

El periodista Alberto Raimundi, quien en una transmisión del partido, que se disputara entre el Club de Gimnasia y Esgrima La Plata y el Club Atlético River Plate, tuvo manifestaciones discriminatorias para con el futbolista colombiano Teófilo Gutiérrez, se hizo presente el lunes 25 en la sede central de la Delegación Provincia de Buenos Aires del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), situada en la ciudad de La Plata, debido al expediente que esta repartición abrió de oficio por los dichos del comunicador.

Durante el encuentro con el periodista se conversó acerca del impacto mediático que estos dichos tuvieron en el ámbito nacional e internacional y se hizo hincapié en la responsabilidad de los medios de comunicación a la hora de difundir hechos y abordar cuestiones relativas a la discriminación y el racismo y su relación con la violencia en el fútbol.

Como fruto de la reunión, Alberto Raimundi firmó un acta de compromiso con el INADI, en donde contextualizó sus dichos y pidió disculpas por los mismos, comprometiéndose a no reiterar estas prácticas en el futuro. Asimismo, se acordó entre el organismo y el comunicador difundir este encuentro y el periodista realizará la misma difusión en los espacios que conduce. Además, Raimundi ofreció su programa radial para la concientización acerca de estas temáticas.

En representación de la delegación bonaerense del INADI participaron Florencia Popp y Graciela Fernández junto a la coordinadora de los observatorios contra la discriminación, dependiente de la Dirección de Políticas contra la discriminación del organismo, Tatiana Hirschhorn, en cuya órbita se encuentran los observatorios de discriminación en el fútbol y el de radio y televisión, ambos relacionados con el caso.

Desde la Delegación del INADI en la Provincia de Buenos Aires, se quiere destacar la importancia de concientizar sobre la problemática que conllevan los actos discriminatorios y xenófobos en el fútbol, que ampliados y reproducidos suelen terminar en actos de violencia que nada tienen que ver con los valores que debe promover el deporte ni con la construcción de una sociedad plural, diversa y democrática.