Ir al contenido central

Volver a el menú principal fotogalería | inadi

diversidad sexual

diversidad sexual

Durante el siglo XX las minorías sexuales se atrevieron a tomar la palabra por sí mismas en una época en la que todavía regían figuras legales destinadas a sancionar la diversidad sexual. En la Argentina, una serie de disposiciones legales facultaron a la policía durante más de cincuenta años a reprimir toda expresión de diversidad sexual con el propósito de defender “la moralidad y las buenas costumbres”. Las personas homosexuales, bisexuales y trans fueron blanco del ensañamiento. Actualmente, estamos ante una transición histórica hacia un escenario de despatologización y descriminalización de la diversidad sexual. A partir de las luchas de las organizaciones LGTBI y los organismos de derechos humanos en su conjunto, con un Estado receptivo hacia sus demandas históricas, los edictos policiales han sido derogados y apenas quedan en pie unas pocas figuras contravencionales abiertas e inespecíficas (no aluden explícitamente a diversidad sexual), que aún posibilitan en algunas provincias la detención de las personas trans.

Hoy la homosexualidad ya no es considerada oficialmente una patología mental por las instituciones médicas y educativas, y las prácticas sexuales diversas empiezan a ser percibidas, cada vez más, como expresiones alternativas de la sexualidad humana, por lo menos en aquellos enclaves geográficos que son más permeables a los procesos culturales modernizadores.

Volver a el menú principal fotogalería | inadi