0800 999 2345 (ASISTENCIA LAS 24HS) + INFO

Carmen Burgos junto al delegado de Chaco y participantes de un taller en Chaco

Pueblos Indígenas: Jornadas contra la discriminación en Chaco

Carmen Burgos junto al delegado de Chaco y participantes de un taller en Chaco

Con la intención de sensibilizar a los pueblos indígenas sobre sus derechos, desde el martes 26, el INADI está realizando diferentes talleres en las localidades de Chaco, que buscan fortalecer y empoderar a las y los integrantes de cada comunidad.

A cargo de Carmen Burgos, del área de Pueblos Indígenas del INADI y el delegado de Chaco, Javier Dumrauf, ya se llevaron a cabo encuentros en Colonia Aborigen, Barrio Qom-Toba y Pampa del Indio. Mañana, viernes 29 y el sábado 30, los representantes del INADI estarán en Puerto Tirol y Resistencia.

Además, el equipo se reunió con Elizabeth González, coordinadora de Pueblos Indígenas del Tribunal Supremo de Justicia y Claudia González, diputada Qom integrante del Bloque Cambiemos-UCR, para debatir las problemáticas de los pueblos indígenas en la provincia.

Chaco es una de las provincias del noreste argentino donde los Pueblos Qom, Moqoit y Wichi continúan ejerciendo sus derechos lingüísticos y afrontando día a día, situaciones discriminatorias en el ámbito de la salud y la educación.

Carmen Burgos sonrie a la cámara

Historia de vida: Ser mujer indígena

Carmen Burgos sonrie a la cámara

Carmen Burgos es una mujer indígena argentina, nacida en la comunidad Tolamayo, de Santa Catalina, Jujuy, en la frontera con Bolivia y Chile. Luego de terminar la escuela secundaria, viajó a Buenos Aires para estudiar abogacía y así luchar por la visibilización y los derechos de los pueblos indígenas.

Siendo muy chica, sufrió la discriminación en primera persona. “En mi infancia, el primer choque cultural que tuve fue cuando se festejaban las fiestas patrias con distintos personajes, pero ninguno que represente la labor indígena en la construcción histórica, me sentía muy triste y no quería participar”, contó.

La negación indígena en el proceso de independencia también se plasmaba en los manuales de historia que Carmen usaba para estudiar. “Recuerdo leer sobre los pueblos o mi pueblo siempre en pasado, por ejemplo, ‘los kollas eran’ y pensar que no era así, que estaba mal”, expresó.

De raíces kollas quechua, Carmen creció en su Jujuy natal entre tradiciones y costumbres, jugando al carnaval con primas y primos, y disfrutando de las humitas sabrosas en verano o los guisos de charqui en los fríos inviernos. Hoy, adulta, su cultura y los recuerdos de su infancia la atraviesan de pies a cabeza. Pero hay algo que, lamentablemente, quedó pendiente: el idioma.  “A mi mamá le dijeron que no hable el quechua, que era un idioma sin sentido, que lo mejor era hablar en español y así se fue perdiendo en mi familia”, reveló. “Hoy, existen políticas de reivindicación de los idiomas originarios”, agregó.

Con un fuerte compromiso y una gran fortaleza, Carmen trabaja hace más de 10 años en el área de Pueblos Indígenas del INADI para garantizar los derechos de los pueblos de todo el país y erradicar la discriminación.

Mujer preparando las ofrendas para la Pachamama

El INADI celebra el Día de la Pachamama

Una mujer y un hombre preparando las ofrendas para la Pachamama

En el mes de la Pachamama, el INADI celebra y saluda a los pueblos andinos en el comienzo de esta festividad, que recuerda la espacialidad y temporalidad de la Tierra y refuerza los lazos entre la naturaleza y los seres humanos.

“Es el mes que nosotros tenemos para agradecerle a la Madre Tierra todo lo que nos va a brindar, preparar la tierra para los productos que vamos adquirir en el verano y que luego vamos a guardar el resto del año”, explica Carmen Burgos, del equipo de Pueblos Indígenas del INADI y parte de la comunidad quechua Tolamayo, de Jujuy.

Mujer y hombre preparando las ofrendas para la Pachamama

Durante las distintas ceremonias para rendirle homenaje a la Pachamama, se realizan rituales de quema y limpieza, se sahuman los hogares con hierbas específicas y se confeccionan comidas tradicionales como ofrendas.

Desde el área de Pueblos Indígenas, el INADI trabaja día a día para visibilizar y promover los derechos  de los pueblos indígenas que conforman el país.

Interventor del INADI y presindente del INAI firmando Convenio de Cooperación Interinstitucional

Trabajo en conjunto con el INAI

Interventor del INADI y presindente del INAI firmando Convenio de Cooperación Interinstitucional

Firma de convenio entre el INADI y el INAI

Con el fin de concientizar y prevenir los distintos tipos de actos discriminatorios que sufren los pueblos indígenas en la Argentina, el INADI y el INAI firmaron hoy un convenio de cooperación interinstitucional.

En nuestro país conviven  955.032 integrantes de alguna comunidad de pueblos indígenas, según datos del último Censo Nacional de Población, pero las organizaciones de la sociedad civil aseguran que el número es superior. La mayoría sufren diferentes tipos de discriminación por cuestiones de racismo, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos.

Para trabajar en la prevención de la discriminación de los pueblos indígenas, el interventor del INADI, Dr. Claudio Presman, y el presidente del INAI, Dr. Raúl Eduardo Ruidiaz, firmaron este convenio marco por medio del cual se comprometen a “realizar cursos, talleres y jornadas de reflexión orientados a la prevención y concientización de actos discriminatorios en razón de sus materias específicas” en todo el país.

Se definirán también campañas de promoción de derechos y sensibilización sobre la temática.

En la firma del convenio estuvo presente también por el INAI, Ariel Isaak.

Cinco personas sentadas de frente . Atrás un cartel del consejo vecinal

Semana de los pueblos indígenas

Toma fotográfica lateral donde se ve personas sentadas mirando la proyección de la película

El 19 de abril el INADI participó en la Junta Vecinal del Barrio Presidente Perón de la ciudad de Puerto Madryn, de una actividad organizada por la Comunidad Willi Pu Folil Kona (Raíces Jóvenes Guerreras del Sur). Durante el evento se proyectaron cortometrajes documentales, extractos de “Awka Liwen (Rebelde Amanecer)”, de Osvaldo Bayer, y “Ynacayal, Señor de la estepa” dirigida por el realizador Reynaldo Rodríguez.

A continuación se abrió un debate sobre los derechos indígenas, la situación actual en relación a la posesión de tierras ancestrales en la provincia, la aplicación del Programa de Educación Intercultural Bilingüe, y un debate sobre discriminación, racismo y derechos humanos.

Participaron alrededor de unas veinte personas, entre quienes se encontraban Delia Susana Pérez, abogada adjunta especializada en derecho indígena de la oficina de nuevos derechos del Ministerio de la Defensa Pública; Marcos Sourrouile, historiador y Florencia del Castillo, antropóloga, ambos del CENPATCONICET; Sandra Riquelme, de la receptoría Rawson del Defensor del Pueblo de la Nación; Lorena Antilef, referente territorial de la SENAF; Cándido Sayhueque, director de Asuntos Indígenas de la Municipalidad de Puerto Madryn, y el concejal Franco Albanesi.

Representantes de diferentes organizaciones sentados de frente. Atrás un cartel de la sede vecina del barrio

Terminado el encuentro en hora de la tarde, junto a la Longko Rita Rosa, se visitó el territorio donde se están construyendo las viviendas de la Comunidad Willi Pu Folil Kona, a través del Programa Invertir Igualdad. Las casas que están en proceso de construcción serán unas siete viviendas en total, y tienen una forma de cultrún o cultrum (mapudungun kultrung o kultrum), que es un instrumento de percusión, membranófono y de golpe directo usado por el pueblo mapuche.

Cuatro mujeres recorriendo nuevas edificaciones en construcción para las comunidades indígenas

Finalmente se agradeció la presencia del INADI, y se recordó distintos momentos en que, a través de denuncias realizadas en el Instituto, se resolvieron algunos temas, como el acceso a la vivienda a través de audiencias de conciliación realizadas con el Instituto Provincial de la Vivienda de la Provincia de Chubut, entre otros.

Una persona realiza una oración sobre una ofrenda en la Feria de la Alasita

Más de 5500 años de historia andina en Parque Avellaneda: Feria de la Alasita

Una persona realiza una oración sobre una ofrenda en la Feria de la Alasita

Este martes 24 de enero, como cada año, en el Parque Avellaneda de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se celebró “Feria de la Alasita”, ceremonia del pueblo Aymara, rescate ancestral de más de 5500 años de tradición andina. El INADI acompañó el festejo desde la coordinación Redes de la Sociedad Civil y sus programas Pueblos Indígenas y Migrantes.

El término viene del Aymara que quiere decir “comprame”. Sin embargo, en sus orígenes la Alasita era una ceremonia para “pedir para todos los hermanos, no solo para uno mismo”, pregona Jaime Blancos Ramos, referente del Centro Cultural Autóctono Wayna Marka de Parque Avellaneda, a cargo de la celebración.

“Es un rescate ancestral de dos deidades que existían originariamente, Ekako y Ekeko, pero a lo largo del tiempo solo continuó el segundo de ellos convertido en un Dios del que recibe cosas. Fue por culpa de los españoles, que fueron egoístas y solo enseñaban a recibir y no a dar o compartir. Ekeko es entonces venerado para pedir cosas para uno mismo, mi plata, mi auto, mi trabajo. Se perdió la otra deidad, la que da”, continúa Blancos Ramos, y aclara que “Nuestro objetivo es volver a las raíces, que todo vuelva a que cada uno vuelva a pedir bienestar para el prójimo, para sus hermanos de la comunidad”.

La celebración tiene más de 5500 años de existencia. “Los españoles le hicieron cambiar las fechas, varias veces, y lo quisieron tapar con el Día de la Virgen de La Paz en todo el altiplano. Pero la cultura y nuestras raíces son más fuertes y no pudieron hacer desaparecer nuestras creencias. Por eso acuden cada año también cientos de hermanos a esta celebración”, sostuvo Jaime.

“Nuestros abuelos han sufrido mucho, han sido maltratados, con racismo, perdiendo vidas. Por eso este tipo de celebraciones no solo no deben darnos vergüenza, sino que por el contrario deben hacernos sentir orgullosos de nuestro pasado como Pueblos Originarios. Es una tradición que se cumple, por eso miles de personas acuden cada año”, finalizó.

“En tierras milenarias del Chuquiago Marka, tus deseos se harán realidad…” cuenta la tradición que se celebra cada 24 de enero, donde la gente puede encontrar sus deseos representados en miniaturas (dinero, autos, casas, comida) y envueltos en taris (mantas), y se encomiendan al Ekeko para que se cumpla. El ritual incluye una rociada con alcohol y/o vino, pétalos de flores, sahumerio, adornos y oraciones que mezclan tradiciones prehispánicas y católicas.

Persona del INADI entrega material a gente que pasa por la Alastia

En Parque Avellenada además del ritual hay un sinfín de puestos de comida donde degustar de platos típicos, escuchar a bandas de sikuris, música autóctona y criolla en vivo, ballets folclóricos, donde la gente puede pasar el día completo con su pueblo.

El INADIestuvo presente en la celebración con personal de la coordinación Redes de la Sociedad Civil y sus programas Pueblos Indígenas y Migrantes, pertenecientes a la Dirección de Promoción y Desarrollo de Prácticas contra la Discriminación, cuyo personal entregó material de concientización sobre estas temáticas y de otras publicaciones del organismo, además de asesorar a la gente que se acercaba a realizar consultas.